EL ZARRIO FILMS. Cinematografía de bodas y documental // Wedding and documentary filmmaking

BORN TO FILM

EL ZARRIO FILMS

+34.650.756.038 (Paula Río)

©2014, Spain

by elchinoviene

 

All posts tagged inspiración

BIO-DIARIO #12

A veces nos cuesta encontrar la inspiración, o que ella nos encuentre. Lo que no cabe duda es que existe, y que si le llamamos a menudo, viene a vernos más veces. Sólo hay que motivarla para que nos visite, ejercitarla. Algunas personas piensan que existen personas creativas y personas que no lo son. Sin embargo, soy más de la idea de que existen personas que no han ejercitado su creatividad lo suficiente y personas que sí lo han hecho. Todos somos creativos, la creatividad es infinita y fluye en todos los aspectos de la vida. No es un don, es una constancia. Es un esfuerzo. Es un disfrute. Tal vez no te apetezca ser creativo, o tal vez sí. Tú decides. Paramos los vídeos de boda por un día y os presentamos el Bio-Diario #12. Eterna búsqueda de las musas.

Las imágenes están grabadas en Vitoria-Gasteiz, ciudad ubicada en una llanada. Éstos son algunos de los montes que rodean la ciudad.

Historias reales y series de TV

Nos gustan las historias. Contarlas, leerlas, escucharlas y verlas. Nuestra vida es un conjunto de historias. Y la vuestra. Y la suya. Y todas merecen la pena ser contadas.  Eso es lo que nos mueve. Es en lo que se basan nuestros vídeos de bodas. En vuestra historia. Puede ser triste o alegre. Larga, corta o infinita. Puede suceder en Cádiz, en Madrid, en Málaga, en Bilbao o en la China mandarina. Puede terminar en boda o no. Da igual. Lo importante eres tú como protagonista de tu historia. Por eso, cuando nos preguntan si nos gustan las series de TV nuestra respuesta es: “¿Acaso lo dudabais?”. Si cuentan una buena historia, nos sorprenden con personajes interesantes con los que sentirnos de alguna forma identificados, tienen un buen desarrollo narrativo y un punto de vista fresco y original, entonces nos tienen ya sometidos a su universo, y les seguiremos hasta el infinito y más allá.  Recuerdo la primera serie que me fascinó. Con diez años me quedé pegada a la pantalla gracias a David Lynch y su éxito televisivo “Twin Peaks”, emitida por aquel entonces en Tele5 a las diez de la noche.  Recuerdo perfectamente verla entre las regañinas  de mis padres, la fascinación total y el “no entender” de mi corta edad. Todo ello hacía un cóctel perfecto que me mantuvo en vilo hasta que descubrí “quién mató a Laura Palmer”. En los años 90, la televisión era el internet de la época, así que por delante de nuestros ojos pasaron muchas series para adolescentes, sin pena ni gloria, y sólo algunas de ellas sobrepasaban nuestra visión para quedarse grabadas en nuestra retina. Todos queríamos rapear como Will Smith en “El príncipe de Belair”, nos encantaba imaginarnos al extraterrestre “Alf” comiéndose un gato, flipábamos con la destreza de “MacGyver”, queríamos tener un reloj como el de David Hasselhof  y llamar a Kitt para que nos viniera a buscar a la puerta del cole, nos emocionábamos con “Aquellos maravillosos años” viendo a Kevin dar su primer beso a Winnie Cooper, nos parecía surrealista que a un tipo como MA Barrakus  le diera miedo volar, deseábamos que el agente Mulder y la agente Scully se enrollaran de una maldita vez mientras resolvían todos aquellos “Expedientes X”, creímos durante un tiempo en hombres-lagarto mientras intercambiábamos en el colegio cromos de Diana comiéndose un ratón, soñamos con salir un día con Zack Morris en “Salvados por la campana”, nos fascinaba la desidia de Al Bundy en “Matrimonio con hijos”, queríamos tener un vecino como Kramer en “Seinfeld”, nos levantábamos todos los sábados para ver la locura de la familia de “Malcolm” y los ronquidos de las risas de Steve Urkel sonaban al mediodía en todos los salones. Algo así fue la adolescencia televisiva de los que nacimos en los 80.
Los tiempos han cambiado y con ellos las series. Con presupuestos mayores se han hecho las dueñas de la red. No he visto “Lost”, ni “Breaking Bad”, ni “Dexter”. No me gustan los zombies, ni “The Walking Dead”. Y tampoco me ha engatusado la parafernalia de “Juego de Tronos”. Cuestión de gustos. Supongo. Pero os puedo recomendar algunas de las series actuales que más me han sorprendido, al márgen de modas pasajeras. ¿Cuál es tu serie de TV preferida?

1.- PORTLANDIA. Serie de humor americana ambientada y rodada en Portland, Oregon. Protagonizada por el miembro de “Saturday Night Live”, Fred Armisen, y por Carrie Brownstein. Portlandia es una ciudad donde los sueños de los años 90 permanecen inalterables, donde la gente sigue hablando de hacerse un “piercing” o un tatuaje “tribal”, donde todas las chicas guapas llevan gafas y donde estudiar en la escuela de payasos o trabajar a partir de las 12 es una forma de vida respetable. 100% humor inteligente.

2.- SHAMELESS. Serie de televisión estadounidense basada en la serie homónima del Reino Unido, cuya trama se centra en la familia disfuncional de Frank Gallagher, un padre alcohólico que derrocha su dinero, mientras sus seis hijos aprenden a cuidarse por sí mismos. Protagonizada magistralmente por el gran William H. Macy como Frank Gallagher, me impactó desde un inicio la crudeza con la que tratan la vida de una familia desestructurada, sin tapujos, pero, a la vez, el humor implícito en el drama que representan.

3.- LITTLE BRITAIN. Serie inglesa de humor que consiste en diferentes sketches protagonizados por una serie de personajes fijos, enlazados por la voz de un narrador, que parodian aspectos de la vida en Gran Bretaña con ironía y mordacidad, haciendo referencias absurdas al carácter nacional. Sin duda, los nuevos Monty Python.

4.- THE BIG C. Serie americana, “dramedia”, ganadora de un Globo de Oro y nominada a 4 Premios Emmy. Arriesgada, provocativa, agridulce, emotiva, sensible y con un toque de tristeza e ironía, “Con C Mayúscula” lleva el viaje de una mujer de mediana edad, interpretada perfectamente por Laura Linney en su lucha particular contra el cáncer. Una delicia.

5.- BOARDWALK EMPIRE. Serie de televisión estadounidense. Es un drama de época centrado en “Nucky” Thompson (influyente político de Atlantic City entre 1911 y 1941), una prominente figura política que controla la ciudad, durante el período de la ley seca desde 1920 hasta 1930. Nucky interactúa con varias figuras históricas en su vida personal y política, incluyendo gángsters, políticos o agentes del gobierno. Genialmente interpretada por el actor de culto Steve Buschemi, Martin Scorsese estuvo involucrado en el proyecto desde sus inicios. Dirigió el piloto y estableció el aspecto de la serie, que luego fue emulado por el resto de los directores para hacerla compacta e ininterrumpida. Es también uno de los productores ejecutivos de la misma.

Los 5 documentales que te devolverán la fé en el cine (si la perdiste)

La realidad supera la ficción. Esta premisa lleva en mi cabeza varios años y va pasando de su forma inconsciente a mi consciencia más activa. Porque la irrupción, comercialmente hablando, del cine documental como género cinematográfico, nos ha hecho creer en el cine de nuevo. De hecho, hoy de cinco películas que vemos, tres son documentales. La variedad, la creatividad en sus estructuras, la originalidad en cómo se plantean las temáticas, hacen que la experiencia de disfrutar de un buen documental sea casi mística. Como espectador. Pero cuando te conviertes en realizador-a de documentales, la sensación también sobrepasa a la ficción. Y es que el documental te permite trabajar con un equipo mucho más pequeño de rodaje. Incluso, a veces, un@ sol@ es suficiente. Te permite ir encontrándote con el argumento poco a poco. Te ofrece la sorpresa del descubrimiento. Te hace cambiar de opinión. Varias veces. Te muestra tu propia mirada. Te hace vivir aventuras. Te permite replantearte de nuevo tu perspectiva de la vida. Te invita a conocer gente. Ser realizador de documentales es el summum del curioso. Del que todavía se asombra. Del que le gusta contar historias. Es por eso que nuestro leit motiv de este año es “Contamos historias. Tú nos inspiras”.  Porque todos nuestros videos de bodas son documentales de vidas. Contamos vuestra historia con una perspectiva narrativa y estética cinematográfica, pero sigue siendo vuestra historia. Es vuestra realidad. Es vuestro cine documental de boda. El primer paso es vuestro, crear historia juntos. Nosotros sólo lo contamos de la forma más bella posible para que no se olvide. Para que vuestra historia sea recordada siempre.
Hoy aprovechamos para mostraros nuestra pasión por el mundo documental a través de cinco documentales que han marcado nuestra trayectoria como documentalistas. Imprescindibles.

1.- Man on Wire (2008). Dirigida por James Marsh y ganadora del Oscar al mejor largometraje documental en 2008. La película trata sobre el paseo como funambulista que Philippe Petit realizó en 1974 entre las Torres Gemelas de Nueva York.

2.- Undefeated. Imbatidos (2011). Ganador del Oscar al mejor largometraje documental en 2011. Los directores Dan Lindsay y T.J. Martin siguen durante una temporada completa a tres jugadores del equipo de fútbol americano de un instituto del norte de Memphis (en el estado de Tenessee), así como a su entrenador, que intenta que esos tres chicos de escasos recursos consigan superarse y lograr sus metas tanto dentro del campo como fuera de él.

3.- Searching for Sugarman (2012). Dirigida por Malik Bendjelloul y que resultó ganador del Oscar al mejor largometraje documental en 2013. Cuenta la historia de un misterioso cantante conocido como Rodríguez y los esfuerzos de dos sudafricanos por descubrir su paradero.

4.-  El impostor (2012).
  Dirigida por Bart Layton, el documental cuenta la historia de Nicholas Barclay, un niño tejano de 13 años, que desapareció sin dejar rastro en 1994. Tres años después, se reciben noticias sorprendentes sobre el caso: el chico ha sido hallado en España y afirma que ha sido torturado por sus secuestradores. Tras la inicial alegría de la familia al recuperarlo, se plantea un problema inexplicable: ¿cómo es posible que el hijo rubio de los Barclay sea ahora moreno?

5.- Earthlings. Terrícolas (2003). Dirigido por Shaun Monson y coproducido por Persia White. La película fue narrada por el actor de Hollywood y activista de los derechos de los animales Joaquín Phoenix. Es un documental acerca de cómo los humanos utilizan actualmente a los animales sólo para su propio beneficio. Para ello se utilizan cámaras ocultas e imágenes del día a día de las prácticas de algunas de las más grandes industrias del mundo que se enriquecen con los animales. El documental está dividido en cinco partes: mascotas, alimentación, pieles, entretenimiento y experimentación.

 
css.php